La historia de Hungría en doce mapas

Read this in English

Después de las historias de Inglaterra y España, aquí viene la historia de unos de los estados nacionales más antiguos de Europa que existen continuamente – Hungría. Ya sabes: uno de esos países de los que nadie ha oído hablar nunca.

La poca gente que sí que ha oído de Hungría puede dar fe de que Hungría destaca en el mundo por tres cosas: 

  1. Hablamos un idioma insoportable (uno que ningún extranjero sabe dominar)
  2. El emperador Solimán, conocido por algunas almas equivocadas como el Magnífico, ha sido, literalmente, fastidiado hasta la muerte por los húngaros¹
  3. El cubo de Rubik

Por supuesto, hay otras cosas de las que Hungría puede estar orgullosa: como ser el país con la peor hiperinflación del mundo (1946), o, para ser más positivo, tener más premios Nobel, campeones olímpicos, e incluso Gran Maestros de ajedrez per cápita que la mayoría de los otros países… ²

Pero pasemos a las mapas!


1. La edad de las migraciones & la conquista de la patria (1200 a.C.-895 d.C.)

O, La gente misteriosa de Europa

La conquista de la patria de Mihály Munkácsy, 1893 [Public domain via Wikipedia]

Quienes son los húngaros en realidad y de donde vienen es un objeto de debates acalorados todavía (como lo es la idea, al menos en algunas naciones vecinas, si los húngaros deberían volver al lugar de donde vinieron).

La palabra húngara para un húngaro es magyar y, en contra de lo que comúnmente se cree, los húngaros no son descendientes de los hunos, ¡aunque el nombre Attila sigue siendo un nombre popular «cristiano» para chicos! 

El idioma húngaro pertenece al grupo de idiomas ugrofinesos; un grupo muy pequeño de lenguas no indoeuropeas³. Los idiomas relacionados son el finés y el estonio (los finesos) y algunas pequeñas tribus que hoy en día viven al este de los Montes Urales (los ugrios junto con los húngaros). 

Por lo tanto, se considera que la supuesta patria ancestral de los ugrofinesos se encontraba en algún lugar intermedio donde viven ahora estas naciones: en algún lugar alrededor de los Montes Urales desde donde los fineses y los estonios vagaron hacia el noroeste y los húngaros se trasladaron al suroeste. Se supone que el húngaro se separó de las otras lenguas ugrias en el siglo XIII a.C. O quizás en el siglo V a.C. Parece que tenemos un cierto nivel de incertidumbre al respecto. De hecho, lo único de lo que estamos seguros es que el húngaro se separó y hace mucho tiempo, porque no podemos entender ninguno de los otros ugrios.

La migración de los húngaros y la conquista de la patria: [Atlas histórico pictórico para colegios, Cartographia Budapest]. Los húngaros y sus patrias anteriores son en rojo; la flecha verde es otra tribu nómada, los pechenegos, cuya ataque contra Etelköz, la patria húngara de entonces, provocó la invasión húngara de la Llanura Panónica.
 
Por etapas, y durante el transcurso de varios siglos, los húngaros marcharon desde los Montes Urales hasta la Cuenca de los Cárpatos donde, en el lenguaje de las leyendas antiguas, “el agua fue dulce, la hierba exuberante y la tierra rica”. Los húngaros reconocieron un buen lugar cuando lo vieron y decidieron no ir más lejos. (No para ellos las aguas azules del Mar Adriático).

El año fue 895 d.C.


Lecturas recomendadas:El esclavo de Atila por Géza Gárdonyi (una novela histórica ambientada en la época de Atila el Huno y basada en los escritos de Prisco de Panium, quien había servido como enviado bizantino a Atila)
⇒ De administrando imperio (Sobre la admininistración del imperio), capítulos 36-42, por Constantino VII, emperador bizantino, que contiene la primera descripción de los húngaros

2. Las aventuras (Siglo X d.C.)

O, los vikingos de la tierra 

A sagittis Hungarorum libera nos, Domine.

Sálvenos de las flechas de los húngaros, Señor. 

(Oración medieval de Europa Occidental)4

Arquero húngaro a caballo, fresco en Aquileia, Italia. Image via Wikipedia [public domain]

‘Las aventuras’ – una traducción aproximada de kalandozások, como se llama esa época de la historia húngara – es un nombre un poco eufemístico para decir que mis antepasados iban cabalgando para saquear a la gente más rica y sofisticada que ellos mismos. Y con mucho gusto.

Cuando los húngaros llegaron a la Cuenca de los Cárpatos por primera vez, eran una asociación de siete tribus nómadas, que llevaban un estilo de vida muy parecido al de los hunos (razón por la cual todos, incluidos los propios húngaros, suponían durante mil años que los dos pueblos estaban relacionados).

La Cuenca de los Cárpatos era una buena base para los jinetes nómadas5; además, tenía grandes posibilidades para las personas que estaban interesadas en establecerse y dedicarse a una agricultura seria, o mejor, extraer los numerosos recursos minerales y luego fabricar algo. Sin embargo, no los húngaros, quienes claramente pensaron que establecerse era una forma de vida inferior y rápidamente concluyeron que había muchas naciones ricas ya establecidas alrededor a las que valía la pena robar.

Pues, a consecuencia, surgieron… a ver… las aventuras. 

Incursiones húngaras en Europa, primera mitad del siglo X d.C. La patria es rosado y las campañas son marcados con flechas rojas y el año. Image by Csanády via Wikipedia [CC BY-SA 3.0]

El mapa de arriba habla por sí mismo (aunque en húngaro :)). Mis antepasados ​​visitaron todas partes, a menudo repetidamente: desde Bizancio hasta el Califato de Córdoba, desde Italia hasta Alemania. Sólo el mar detuvo sus merodeadores. Eran  los vikingos de la tierra en la época.

Las, ejem, aventuras finalmente llegaron a su fin después de una derrota rotunda infligida a los ligeros jinetes húngaros por los caballeros alemanes fuertemente armados en 955 d.C. (que dio lugar a la leyenda muy entretenida del Cuerno de Lehel, ver enlace a continuación).

Lectura recomendada: (lo siento, pero fue muy dificil encontrar algo en español aunque tenemos muchas leyendas de esa época):Segunda batalla de Letchfeld o Augsburgo (955)El martirio de Santa WiboradaEl cuerno de Lehel

3. El estado cristiano (1000 d.C.) 

La Santa Corona de Hungría, también conocido como La Corona de San Esteban, el símbolo del estado [Public domain photo via Wikipedia]

Mi queridísimo hijo, si deseas honrar a la corona real, te aconsejo, te recomiendo, te exhorto sobre todo a que mantengas la fe católica y apostólica con tanta diligencia y cuidado para que puedas ser un ejemplo de Dios sobre todos aquellos bajo tuyo, y que todo el clero te puede llamar con razón un hombre de verdadera profesión cristiana. Si no lo haces, puedes estar seguro de que no serás llamado cristiano o hijo de la Iglesia. 

(Admoniciones de San Esteban)

Statue of St Stephen in Buda Castle [Photo by irenne56 via Pixabay]

En la segunda mitad del siglo X y después de ser derrotados por los caballeros alemanes, los húngaros concluyeron que las aventuras no resultan en un estilo de vida tan bueno cómo antes y que ya era hora de establecerse permanentemente. El gran príncipe Géza (de la Dinastía de Árpád, siendo Árpád el cacique que llevó a las siete tribus a la Cuenca de los Cárpatos en 895 d. C.) bautizó a su hijo Vajk y le consiguió una princesa cristiana alemana por esposa; ella vino – por supuesto – acompañada de muchos misioneros. Vajk, mejor conocido en la historia por su nombre bautismal de István – Esteban en español – heredó el gobierno en 997 d.C .; según la tradición, fue coronado como rey cristiano el día de Navidad del año 1000 d.C. con una corona que le envió el Papa.

Y así nació el Reino Cristiano de Hungría; y el hecho de que eligiera alinearse con Roma en preferencia a Bizancio se convirtió en una de las características definitivas de la identidad del país hasta el día de hoy.

Tan gran cambio de estilo de vida y religioso, por supuesto, no pasó sin complicaciones: un gran parte de la población no estaba interesada en el extraño dios extranjero que había sido clavado en un trozo de madera, ni en tener que empezar a azadonar cebollas en lugar de cabalgar en aventuras; y el estilo occidental de sucesión (primogenitura, es decir, herencia del hijo mayor) chocaba con el antiguo estilo de sucesión húngaro (que se basa en la herencia del pariente mayor). Pero durante su largo gobierno, Esteban logró consolidar tanto su poder como el cristianismo en el país, y por eso, fue canonizado después de su muerte (como era de esparar).

El mapa siguiente muestra la organización religiosa de Hungría a la muerte de San Esteban, con los nombres y áreas de los obispados. (El área gris justo dentro de los fronteras es la zona de defensa escasamente habitada). Los monasterios están marcados por cuadrados (rojos y verdes); asientos de arzobispos y obispos por círculos coronados por una cruz doble o simple.

La organización religiosa de Hungría en el reinado de San Esteban (1038 d.C.)
Lectura recomendada:
⇒ Admoniciones de Rey San Esteban (texto entero en húngaro & extractos en español)

4. El hermano Julianus (1235-37 d.C.) & La marcha de los tártaros (1241 d.C.)

O, Cómo perdimos la oportunidad para saber más sobre el origen de los húngaros

El hermano Julianus (con el hermano Gerhardus) indicando la dirección la patria antigua de los húngaros, estatua en Budapest [Photo via Wikipedia]

La invasión mongol (tártaro) de Hungría en 1241 por los ejércitos de Batú Kan (nieto de Gengis Kan y fundador de la Horda de Oro) se conoce con el nombre de tatárjárás en la historia húngara, para la cual la mejor traducción que puedo encontrar es ‘la marcha de los tártaros ‘. Los tártaros sólo se quedaron un año, pero los efectos fueron devastadores: la mitad de la población murió o fue llevado como esclavos, la tierra quedó destruida. Después de la desastrosa batalla de Muhi en abril de 1241, el rey Béla IV tuvo que huir hasta el Mar Adriático: se refugió en el castillo de Trau (hoy Trogir en Croacia). Posteriormente reconstruyó el país, ganándose el epíteto de «Segundo Fundador de la Patria». 

En lugar de mirar aquí un mapa de la destrucción tártara, me parecía que podíamos hacer algo un poco más interesante; y esto nos lleva a la historia del hermano Julianus.

La búsqueda del hermano Julianus por la antigua patria de los húngaros (1235-1237 d.C.)

El hermano Julianus era un fraile dominico, que partió de Hungría en busca de los húngaros que, según el conocimiento histórico de la época, habían quedado atrás durante las migraciones en una de las patrias anteriores hace siglos. Lo acompañaban el hermano Gerhardus y otros dos frailes (pero estos últimos dos se volvieron desde la mitad del camino). Después de un viaje difícil que resultó en la muerte del hermano Gerhardus, Julianus finalmente llegó a un pequeño pueblo donde se encontró con una mujer húngara que le dijo que su gente vivía a una distancia de dos días de caminata. Increíblemente, el hermano Julianus realmente encontró a los descendientes de aquellos húngaros que eligieron quedarse siglos antes, ¡y aún podían hablar con ellos sin necesidad de un intérprete!

El primer viaje del hermano Julianus. [Photo credit unknown, retrieved via Google Search from tortenelmiportre.blog.hu, now inaccessible]

Julianus sólo se quedó con los húngaros en su tierra, a la que llamó Magna Hungaria, durante un mes. A su regreso, trajo noticias no sólo de los húngaros sino también del creciente imperio mongol. En 1237 trató de regresar a Magna Hungaria, pero ya no pudo llegar; Magna Hungaria había sido invadida y destruida por los tártaros. Los húngaros que habían vivido allí desaparecieron de la historia sin dejar rastro; la oportunidad de averiguar más sobre nuestra historia temprana se perdió para siempre.

Sin embargo, el viaje no fue del todo en vano: el hermano Julianus trajo una carta de ultimátum de los tártaros al rey Béla IV exigiendo que sometiera Hungría al Kan tártaro. ¿El hombre prevenido vale por dos? Lamentablemente, no fue así en el caso del rey Béla IV, que solo cuatro años más tarde estaba sorprendido por la invasión tártara. 

Lectura recomendada:
Julianus, el dominico viajero que encontró la Hungría Magna y advirtió a Europa de la invasión tártara por Jorge Alvarez
Julianus barát por János Kodolányi (novela). Texto online en la Biblioteca electronica húngara y en italiano (Fra Giuliano) o en alemán (Dort zwischen den himmelhohen Bergen) - pero no en español, ¡desafortunadamente!
Aranyhorda by József Hunyady (otra novela sin traducción española,lo siento, sobre la Horda de Oro)
⇒ Hay unos pocos libros sobre la Horda de Oro y Batú Kan en español... pero cómo que no los he leído, no puedo recomendarlos.
Brother Julianus, the Quest for the Lost Homeland (más detalles en inglés sobre los viajes de Julianus y extractos de sus informes)

5. Del Mar Báltico al Mar Adriático & al Mar Negro (1382 d.C.) 

La Casa de Árpád, la dinastía que llevó a los húngaros a la Cuenca de los Cárpatos y estableció el estado cristiano húngaro, heredó, a principios del siglo XII, el reino de Croacia, que durante los siguientes ochocientos años formó parte de las tierras de la corona húngara (pero no de Hungría). Esta unión dinástica dio a Hungría acceso al Mar Adriático – un acceso que los húngaros simplemente ignoraron durante todo ese tiempo6

Los Árpád desaparecieron en 1301. Después de un breve interregno con tres pretendiendes al trono húngaro (que resultaron en una serie de leyendas históricas muy entretenidas, incluida una sobre la ciudad de Buda excomulgando al Papa y cómo la cruz en la parte superior de la Santa Corona se dobló), la rama napolitana de la familia Anjou, descendiente de Árpád en la línea femenina, salió con la victoria (y la corona, claro).

Sólo había dos reyes Anjou de Hungría, Carlos Roberto y su hijo, Luis el Grande, pero entre ellos gobernaron desde 1308 hasta 1382 e hicieron el país uno de los más fuertes de Europa, con una economía sólida y una buena moneda que se inspiró en las monedas de oro florentinas (de ahí el nombre de florín de oro, corrompido como forint en húngaro). Esa moneda fue aceptada con muy buena voluntad en toda Europa hasta los Países Bajos y nunca fue degradado, a diferencia del florín húngaro de hoy, que no es aceptado de buena voluntad por nadie (ni está hecho de oro).  

Luis el Grande se casó con una princesa polaca y, con tiempo, fue elegido rey de Polonia. En este momento, tres países se unieron en una unión dinástica: Hungría, Croacia y Polonia. (Prácticamente un imperio.) Con sus conquistas también, el país se extendía desde casi las costas del Báltico hasta las costas del Adriático y el Mar Negro:

El imperio de Luis el Grande de Hungría en 1382 d.C. Hungría es el país rosado en el centroa [Fuente: Pallas Lexikon]

Si crees que seguramente esto resultó en que nos interesemos por la navegación por el mares… pues no.

Lectura recomendada: 
⇒ A rettenetes Kartal por Miklós Rónaszegi (una novela para niños sobre cómo Carlos Roberto ganó el tróno húngaro)
Cómo la ciudad de Buda excomulgó al Papa (la Herejía de Buda)

6. El asedio de Nándorfehérvár (1456 d.C.)

O, ¿Por qué las campanas suenan al mediodía en Europa? 

A lo largo de los siglos, Hungría ha suffrido más de lo que le corresponde en la guerra a lo largo y ancho de la tierra: la gente seguía invadiéndola desde el oeste, desde el este y desde el sur (lo que demuestra que bonita tierra es, de hecho).

La Casa napolitana de Anjou fue seguida por el rey Segismundo, como en Segismundo de Luxemburgo (sí, lo sé, quiero decir, ¿de Luxemburgo?), quien, después de también fuera elegido emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, estuvo ausente de su reino durante la mayoría del tiempo. Y después de él, francamente, la lista de reyes extranjeros se vuelve tan confusa que ni siquiera un húngaro puede seguirla y no veo ninguna razón para que vosotros deberíais hacerlo. Por eso, saltaremos directamente a 1456, cuando János Hunyadi, el ex gobernador y un general muy capaz se enfrentó a las fuerzas del Imperio Otomano en la fortaleza más al sur en Hungría, Nándorfehérvár (hoy Belgrado, capital de Serbia). 

El Imperio Otomano se había estado expandiendo durante unos siglos para entonces y tomó Bizancio sólo tres años antes. La batalla de Nándorfehérvár no fue la primera batalla de Hunyadi contra los otomanos; en la década de 1440 hizo campaña contra ellos hasta los Balcanes (con éxito variable). Pero su mejor momento, sin duda, llegó en 1456 cuando se enfrentó a un ejército otomano dirigido por el sultán Mehmed II, conocido en la historia cómo el Conquistador.

El asedio de Nándorfehérvár, 1456 d.C. [Map by Csanády via Wikipedia, public domain] Nándorfehérvár (Belgrade) está en la confluencia de los ríos Sava y Danubio. Los turcos son de color naranja, los húngaros verde.

Cuando se hizo evidente (en 1455) que los otomanos estaban preparando una invasión de Hungría, los húngaros buscaron la ayuda del Papa y de las potencias cristianas occidentales, pero ninguno de ellos estaba dispuesto a enviar tropas. La única ayuda vino del Papa que envió a un fraile franciscano, Giovanni da Capistrano, para levantar una cruzada en Hungría y ordenó a los fieles rezar diariamente por una victoria cristiana; los fieles fueron llamados a la oración por el tañido de las campanas al mediodía. Cómo la noticia de la victoria posterior llegó a algunos países lejanos (como España e Inglaterra) antes de la orden de sonar las campanas, en algunos lugares se tocaron las campanas para celebrar la victoria (que resultó en un cierto nivel de confusión por la posteridad en cuanto a la razón exacta de las campanadas). Las campanas de las iglesias de Europa, tanto católicas cómo protestantes, se han seguido sonar al mediodía desde entonces.

El sacrificio de Titusz Dugovics por Sándor Wagner. Una escena famosa del asedio de Nándorfehérvár: Dugovics se arroja del muro llevándose al abanderado turco con él para evitar que ese coloque la bandera otomana en el castillo.

No tenemos espacio aquí para describir el curso del asedio con gran detalle; podéis leerlo en muchos lugares de Internet. Basta decir que terminó de forma algo inesperada, cuando los húngaros cargaron contra el campamento turco e hirieron al propio sultán. Los otomanos abandonaron el sitio y se retiraron; y nu vuelvan hasta 1526 (su próxima invasión grande bajo Suleiman el Magnífico). 

Desafortunadamente, Hungría pagó un alto precio por el triunfo de Nándorfehérvár: la peste empezó en el campo húngaro después del asedio, y causó la muerte, entre otros, de János Hunyadi.

7. La edad de oro de Hungría (1458-1490 d.C.)

Las campañas del famoso Ejercito Negro de Matías Corvino. [Map by Lajbi, CC BY 3.0 via Wikipedia]

Entre 1458 y 1490, Hungría fue gobernada por el último7 rey húngaro: el hijo menor de János Hunyadi, Mátyás, mejor conocido por los extranjeros como Matías Corvino. Su llegada al poder fue algo inusual: después de la muerte de su padre en Nándorfehérvár, ambos hijos de Hunyadi fueron arrestados por el rey; el mayor, László, fue ejecutado. Esto provocó una rebelión y el rey huyó a su Praga natal (como era su costumbre cada vez que lo amenazaba algún peligro) donde murió inesperadamente. Memorablemente, Mátyás fue elegido rey de Hungría en Buda, sobre el hielo helado del Danubio; la primera – y única – vez desde los Árpád que un húngaro se sentó en el trono húngaro. 

La elección de Mátyás puso fin a las luchas de poder entre reyes y pretendientes extranjeros, apoyados por varios barones intrigantes, que asolaron el país desde la muerte del rey Segismundo (y antes). Tenía solo 15 años en el momento de su elección y no fue coronado hasta más tarde (primero tuvo que recuperar la corona del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Federico III, quien ha quedado con ella durante unos veinte años, aunque él nunca ha sido rey de Hungría8)...

El rey Matías Corvino [Photo of artwork by Furkert, edited by Samat, via Wikipedia CC BY 3.0]

Mátyás Hunyadi fue un rey muy capaz, y su gobierno a menudo se considera la Edad de Oro de Hungría. El país era fuerte: militar, económica y culturalmente. Se casó con una princesa italiana, Beatrice, que llevó la cultura del Renacimiento a la corte húngara. Mátyás es principalmente famoso por su Ejército Negro, que defendió con éxito el país tanto contra los otomanos como contra el Sacro Imperio Romano Germánico, incluso tomando Viena, por su culta corte renacentista (la primera corte renacentista fuera de Italia) y su grande biblioteca de códices, de los cuales unos 200 sobreviven. Llevó una vida bastante aventurera, dirigiendo personalmente el ejército, a menudo disfrazado, y se convirtió en un personaje popular en los cuentos populares húngaros como Mátyás el Justo. 

¿Su único defecto? Murió sin un heredero legítimo, dejando al país una vez más abierto a las luchas entre pretendientes extranjeros, barones intrigantes y a las repetidas intervenciones del Sacro Imperio Romano Germánico, justo cuando los otomanos se estaban volviendo más fuertes que nunca.

Lectura recomendada:El Ejercito Negro de Hungría, la gran fuerza militar mercenaria del siglo XV por Jorge AlvarezCultura húsar: una rica tradición en Hungría
King Matthias the Just: Hungarian Folk Tales about the King in Disguise by Malcolm Peters (sólo en inglés, lo siento)

8. Hungría dividida en tres (1541-1686 d.C.)

Hungría en 1550 d.C. [Map via the Digital Pictures Archives, National Széchenyi Library] En verde, “Habsburg Hungary” es lo que queda del Reino de Hungría, entonces bajo un rey Habsburg, con Croacia, en el centro la parte ocupada por el imperio turco, y en el este el “Eastern Hungarian Kingdom” es el Principado de Transilvania, la única parte independiente de Hungría. 🙂

Los otomanos tardaron 70 años después de su derrota en Nándorfehérvár para montar la próxima invasión grande contra Hungría (a diferencia de las incursiones y escaramuzas fronterizas de siempre, es decir). El verdadero objetivo de los turcos en realidad no fue Hungría sino el Sacro Imperio Romano Germánico; Hungría simplemente bloqueaba el camino. 

Lo que siguió hacer durante los siguientes 150 años, durante los cuales el país se convirtió en un gran campo de batalla. De hecho, los otomanos nunca lograron conquistar Hungría, aunque conquistaron una gran parte y en un par de ocasiones brevemente lograron alcanzar y asediar Viena.  

Tras la desastrosa batalla de Mohács en 1526, en la que el ejército húngaro fue prácticamente aniquilado y el rey murió huyendo del campo de batalla, volvió a surgir el viejo problema de no tener un sucesor indisputable al trono. En un momento en que el país debería haberse unido para luchar contra los otomanos, él estaba dividida por facciones rivales. No nos molestaremos en pasar por todos los contendientes; al final, los Habsburgo llegaron ser reyes y continuaron gobernando el norte y oeste de Hungría como el Reino oficial de Hungría, mientras que un noble húngaro terminó gobernando en Transilvania, que se convirtió en un principado independiente, pagando ocasionalmente tributo a los otomanos. El centro del país, incorporado al imperio otomano, se conocía como hódoltság, las tierras conquistadas. Este estado de cosas continuó más o menos desde 1541, fecha en que los turcos tomaron Buda, hasta que fueron expulsados en 1686.  

La época, que se conoce en la historia húngara como várháborúk kora (la era de las guerras de los castillos) es rica en actos heroicos y asedios famosos (algunos de los cuales ganamos, algunos de los cuales perdimos), sin mencionar la habitual lucha interna interminable. 

No hay mucho que podamos decir de las Tierras Conquistadas: gran parte de la población fue llevada a la esclavitud a los Balcanes, fue expulsada de la tierra por los combates constantes y el doble, a veces triple impuestos, o simplemente asesinada. Grandes áreas quedaron despobladas. El único legado que sobrevive de los turcos son algunas casas de baños, unos pocos minaretes o mezquitas y nuestra costumbre de tomar café. Y que la composición étnica del país cambió para siempre, y no a favor de los húngaros. 

En el Principado de Transilvania, a los gobernantes húngaros (durante casi dos siglos hubo más de una familia gobernante) se arreglaron muy bien para sí mismos y su tierra, y los húngaros consideraron a Transilvania como el último bastión de la Hungría libre, es decir, libre tanto de los turcos como de los Habsburgo. 

Las mujeres de Eger de Bertalan Székely conmemora una escena famosa del sitio turco de Eger in 1552, cuando también las mujeres lucharon el las murallas [Photo via the Hungarian Electronic Library]

No se puede decir lo mismo de los reyes Habsburgo del Reino oficial de Hungría que no se cubrieron de gloria como gobernantes: utilizaron el país que había sido rico antes simplemente como una zona fronteriza, la marca en defensa de Viena, nada más, permitiéndole convertirse en un yermo.  

El rey Habsburgo negó a ayudar el castillo de Szigetvár, sitiado en 1566 y  quedó con los brazos cruzados con un ejército de 80.000 a una distancia de sólo unos días de marcha; todos los defensores murieron en la última gloriosa salida del castillo en llamas. István Dobó, el capitán del castillo de Eger pagó el refuerzo del castillo, comida y pólvora de su propio bolsillo; después de que rechazó el asedio turco en 1552, renunció su cargo en protesta porque el rey se negó a proveer para sus tropas. Y en la infame paz de Vasvár en 1664, el territorio húngaro recuperado de los otomanos por el general Miklós Zrínyi (bisnieto del heroico capitán de Szigetvár del mismo nombre) les fue devuelto directamente…

La última salida de Zrínyi del castillo de Szigetvár de Johann Peter Krafft. Al final del sitio de Szigetvár en 1566, cuando el capitán Miklós Zrínyi se quedó sin pólvora y aprovisionamientos, pusó bomba trampa en el castillo antes de salir en sus mejores ropas y un monadero lleno de monedas de oro en su bolsillo – para los gastos de su entierro. [Photo via Wikipedia]

Durante ciento cincuenta años, Hungría sirvió como el bastión occidental de la civilización y el cristianismo europeo, otra cosa que dejó una impresión eterna en la identidad nacional.

Las guerras otomanas terminaron cuando finalmente una coalición cristiana acudió en ayuda de los húngaros y expulsó definitivamente a los turcos en 1688. (Más o menos. Hubo aún más luchas y la paz no se firmó hasta mucho después).

No escribo con pluma,
Ni con tinta negra,
Sino con espada,
Sangre enemiga,
Mi eterna fama.

(Miklós Zrínyi: Tiempo y fama, 1653)

Lectura recomendada:

Szigetvár, la ciudad de las viejas glorias
La expedición de Bernardo de Aldana a Hungría por Fernando Escribano Martín (más sobre el libro aquí)

Y las siguientes novelas (lo siento, ninguna fue traducida al español que yo sepa, pero son disponibles en inglés y otros idiomas):

The Siege of Sziget (El asedio de Sziget) by Miklós Zrínyi (una epopeya sobre el asedio de Szigetvár en 1566, escrito por el bisnieto del héroe de Szigetvár - quien tenía el mismo nombre, para confundir a vosotros)
The Eclipse of the Crescent Moon (Las estrellas de Eger) by Géza Gárdonyi (novela histórico sobre el asedio de Eger en 1552
The Slaves of the Padishah (El mundo turco en Hungría) by Mór Jókai (novela histórica ambientado en Transilvania durante las guerras otomanas, puedes leer online en Project Gutenberg)

9. La monarquía austro-húngara (1867-1918 d.C.) & Cómo la fue creado 

Puede ser difícil de creer, pero desde 1688 (la expulsión de los turcos) hasta el nacimiento de la monarquía dual, nada sucedió en Hungría. Bueno… Aparte de dos Guerras de Independencia, varias rebeliones menores y la Era de la Reforma, es decir.

Lo que estoy tratando de decir es que los gobernantes Habsburgo de Hungría hicieron nada por su pequeño reino. Geográficamente hablando, aquí estaba Hungría de nuevo, más o menos como siempre lo había sido, excepto que era bastante más pobre y no quedaba suficiente gente viva para poblar la tierra, pero todavía llena de recursos minerales y en una fértil llanura aluvial con la tierra que, si eras un campesino matarías por ella. ¿Pensaríais que los Habsburgo se ocuparían de que el país prosperara y les diera un poco de dinero para sus constantes empresas extranjeras? Pues que no. Sólo estaban interesados en explotar Hungría en beneficio de sus provincias eternas (Austria y Chequia).

Por supuesto, existía el pequeño problema de que los húngaros no eran lo suficientemente dóciles. Los Habsburgo eran absolutistas fanáticos, lo que caía mal con los nobles húngaros, a los que les gustaba mucho defender su propia Carta Magna, la Bula de Oro de 1222, sin mencionar las diversas leyes posteriores que les parecieron convenientes. Los varios puntos menores de la discordia entre los Habsburgo y los húngaros incluían el derecho del Parlamento húngaro – bueno, para empezar, de elegir reyes o, en realidad, de destronarlos si no estaban de altura (los Habsburgo invariablemente no lo estaban)9.

En resumen:

Los Habsburgo gobernaron Hungría durante cuatro siglos; en este tiempo fueron destronados exactamente cuatro veces, una vez en cada siglo (1620, 1707, 1849, 1921). Esto debería daros una idea de lo populares que eran.

Una nota sobre Otto von Habsburg
Después de que Hungría demoliera con éxito (y sin sangre) el comunismo en 1989, Otto von Habsburg, hijo del último rey de los Habsburgo, apareció, sin duda con la esperanza de que lo invitaran a ocupar el trono. Desafortunadamente para él, la población prefirió restaurar la república. Para ser justos con Otto von Habsburg, hablaba húngaro impecablemente, aunque no podía sonar sus erres para salvarse la vida (no poder sonar los erres correctamente se considera un impedimento del habla en Hungría).  

Desafortunadamente…

… No puedo ofreceros nada que valga la pena en cuanto a mapas de esta era, aparte de mapas de campañas y sitios de batalla de la interminable lucha entre los húngaros y los Habsburgo, que encontraríais terriblemente aburridos. Así que repasaremos los principales acontecimientos de los próximos casi doscientos años sin mapas, hasta que lleguemos a la era de la Monarquía Dual.

Pro patria and libertate (Por la patria y la libertad ), 1703-1711 d.C.

Cuando la coalición cristiana (la Liga Santa de 1684) finalmente expulsó a los turcos de Hungría en 1688, las tropas cristianas trataron a los habitantes supervivientes del país con tanta crueldad que inmediatamente se rebelaron y permanecieron en un estado de rebelión más o menos continua por los próximos 30 años. 

El rebelde más notable fue Imre Thököly, que incluso se alió con los turcos recién expulsados contra los Habsburgo. Su esposa, Ilona Zrínyi (sí, esa familia Zrínyi), defendió el castillo de Munkács (hoy Mukachevo en Ucrania) durante tres años contra el general Habsburgo Caraffa, mientras que su hijastro, Ferenc Rákóczi II, hijo de Ilona de su primer matrimonio, luchó contra los Habsburgo en la primera guerra de independencia de 1703 a 1711. 

Ferenc Rákóczi II de Ádám Mányoki [Public domain via Wikipedia]
La vida de Ferenc Rákóczi II, Gran Princípe de Hungría & Transilvania

Cum Deo pro patria et libertate (Con Dios por la patria y la libertad) and Iustam causam deus non derelinqvet (Dios no abandona una causa justa) eran las lemas latinas bordadas en las banderas de Ferenc Rákóczi II en la guerra de independencia. Desafortunadament para Hungría, Dios se ausentó de la lucha (como siempre).

Rákóczi era hijo de Ferenc Rákóczi I, gran príncipe de Transilvania e Ilona Zrínyi, hija de Péter Zrínyi (ejecutado por los Habsburgo) y sobrina de Miklós Zrínyi (el general y poeta). Su padre murió cuando aún era un bebé y después, su madre se casó con Imre Thököly, el rebelde. Después de la caída de Munkács, Rákóczi, que entonces sólo tenía 12 años, fue separado de su madre y fue educado en el extranjero, bajo la supervisión de los Habsburgo. Al final se casó con una princesa alemana y parecía que se convirtió completamente en austriaco.

Sin embargo, el rey nunca confió en Rákóczi, y en 1701 él fue arrestado y encarcelado en Viena por cargos de traición. Se enfrentaba a la pena de muerte, pero su esposa sobornó al carcelero y Rákóczi escapó a Polonia.

De allí fue llamado por unos campesinos rebeldes (siempre había algunos campesinos rebeldes - y nobles - en aquellos tiempos) en 1703 para mandarlos en su lucha contra el rey. La guerra entre los kuruc (los rebeldes húngaros) y los labanc (los austriacos y sus lacayos) duró 8 años e incluyó el destronamiento de los Habsburgo en la Dieta (Parlamento) de Ónod en 1707. Se conoce en la historia de Hungría cómo la Guerra de la Independencia de Rákóczi.

Cuando la guerra de independencia fue perdido en 1711, Rákóczi prefirió exiliarse en vez de jurar lealtad a los Habsburgo. Nunca regresó a casa, muriendo en Turquía en 1735. Su cuerpo fue devuelto a Hungría en 1906 para ser enterrado nuevamente en la catedral de Kassa en Alta Hungría.

Desafortunadamente para sus restos, el tratado de paz al final de la Primera Guerra Mundial subsequentemente entregó Kassa (ahora Kosice) al nuevo estado de Checoslovaquia. Quizás deberíamos traerlo a casa nuevamente (pero no queremos que termine cómo Cristóbal Colón, transportado y enterrado cada siglo).
Bandera de la caballería húngara (kuruc) desde 1706 (Guerra de independencia de Rákóczi)

Los Habsburgo ilustrados & su húsares húngaros (Siglo XVIII d.C.)

Bueno, después de todo eso, quizás no sea tan sorprendente que los Habsburgo fueran algo impopulares. Sin embargo, cuando María Teresa heredó el trono, y siendo una mujer esto fue disputado por gobernantes extranjeros, los nobles húngaros – tontos, todos ellos – se levantaron en el Parlamento y ofrecieron su “vida y sangre” por la reina. Cuenta la historia que la reina apareció frente a ellos con su bebé, a quien pellizcó repetidamente para hacerlo llorar, en los brazos. 

The uniforms of various Hungarian hussar regiments in 1762. Hadik’s hussar is the rightmost figure (in the back row). [Public domain via Wikipedia]

María Teresa libró varias guerras, ninguna de las cuales realmente concernía a Hungría y los húngaros, aparte de que todas estas guerras que proporcionaron empleo a la tradicional caballería ligera húngara, los húsares. El coronel (más tarde general) András Hadik y sus húsares en particular ganaron fama en la Guerra de Sucesión Austríaca y cuando capturaron Berlín en la Guerra de los Siete Años, todavía la acción supuestamente más famosa jamás llevada a cabo por húsares.  

En el frente interno (por así decirlo), María Teresa y sus sucesores intentaron introducir algunas ideas ilustradas en sus dominios: incluso los Habsburgo fueron capaces de comprender, en ocasiones, que era necesaria alguna reforma si querían prosperar. Desafortunadamente, esto no cambió sus tendencias absolutistas, por lo que intentaron introducir reformas desde arriba (que rara vez funciona). El Rey Asombrerado (José II, gobernó 1780-1790) de hecho estaba tan ilustrado que se negó en absoluto a ser coronado rey, por lo que no tendría que jurar respetar la constitución húngara.

La era de la reforma & El empujacosas-echando-vapor 

A fines del siglo XVIII, con la revolución francesa y luego las guerras napoleónicas, incluso los húngaros atrasados comenzaron a tener nuevas ideas. La conspiración jacobina de ciertos nobles terminó, como era de esperar, con sus cabezas cortadas en 1795. 

Algunos nobles húngaros viajaron al extranjero y regresaron con ideas extrañas en la cabeza, cómo museos y ferrocarriles, por ejemplo. Otros se dieron cuenta de que en un país donde los asuntos oficiales se habían llevado a cabo en latín durante siglos, la  propia lengua de los habitantes estaba rezagada en cuanto al vocabulario. A su movimiento de revitalizar el idioma debemos tales joyas (que todavía se enseñan en las escuelas primarias húngaras debido a su valor de entretenimiento) cómo nyaktekerészeti mellfekvenc, «cuello-retorcido-tendido-en-pecho», es decir, corbata, o gőzpöfögészeti tovalöködönc, «empujacosas-echando-vapor» (locomotora)10.

De todos modos: todos estos entusiastas patriotas aparecieron diligentemente en Pozsony (hoy Bratislava, capital de Eslovaquia), donde el Parlamento húngaro solía hallarse entonces11, para proponer todo tipo de reformas interesantes para modernizar el país. Pero no importa qué reformas emocionantes promulgó el Parlamento, el rey simplemente se negó a firmarlas todas. Esto continuó durante unos treinta años, en la primera mitad del siglo XIX.

Portrait of Ferenc Kölcsey by Anton Einsle

Uno de los miembros del parlamento, un noble menor llamado Ferenc Kölcsey, se desanimó tanto por todo el asunto que escribió un himno a Dios en el que lamentaba el terrible estado de Hungría en términos patéticos. Este deprimente poema fue posteriormente aceptado con mucho gusto por la población y fue adoptado cómo el himno nacional (de modo que la palabra himnusz ahora significa tanto himno religioso cómo himno nacional)12.

Dios, bendice al húngaro
Con abundancia y buen ánimo,
Bríndale tu brazo protector,
Si se enfrenta al enemigo;
A quien la mala suerte carcome,
Tráele un año alegre
Ha sufrido este pueblo bastante
¡El pasado y el porvenir!

(Ferenc Kölcsey: Himno, 1823)

La vida de István Széchenyi, el más grande de los húngaros  (1790-1860)

Uno de esos nobles húngaros que viajó y volvió a casa con ideas novedosas fue el conde István Széchenyi, posteriormente llamado el más grande de los húngaros por nadie menos que Lajos Kossuth, el líder político de la Guerra de Independencia de 1848-49; y esto, a pesar de que políticamente hablando no estaban muy de acuerdo.

El padre de István, Ferenc Széchenyi, fundó la Biblioteca Nacional y el Museo Nacional. El propio István viajó mucho por Europa Occidental en su juventud, sobre todo en Inglaterra, y regresó lleno de afán por la modernización de su país. A él le debemos la primera línea ferroviaria, el Puente de las Cadenas (el primer puente permanente entre Buda y Pest), los barcos de vapor sobre el Danubio (por no hablar de hacer navegable el Danubio) y muchas otras cosas. Dedicó grandes cantidades de su propio dinero, así como de su tiempo y mucho trabajo para desarollar sus ideas.

Políticamente, siempre imaginó a su país dentro del Imperio de los Habsburgo - fue ministro de Transportes y Comunicaciones en el gobierno de Batthyány - por lo que no estaba de acuerdo con el más radical Lajos Kossuth. Se suicidó en 1860, deprimido por el estado en el que se encontraba su patria amada después de la guerra de independencia.
István Széchenyi, el más grande de los húngaros de Miklós Barabás

Los idus de marzo, 1848 d.C.

Como podéis ver, los húngaros en general no se sintieron más felices con los Habsburgo desde la época de Rákóczi, y terminaron rebelándose contra su gobierno absolutista el 15 de marzo de 1848 en Pest. Muy apropiadamente, porque nos gustan sentarnos en cafés, la revolución comenzó en el Pilvax Café en Pest, donde la noticia de la revolución en Viena dos días antes inspiró a un par de jóvenes intelectuales.

De pie húngaro, la patria llama!
He aquí el momento, ahora o nunca!
Seremos esclavos, o libres?
Ésta es la pregunta, respóndan! –
Al Dios de los húngaros
Le juramos,
Le juramos, que esclavos más
No seremos!

(Sándor Petôfi: Canción nacional, 1848)

Portrait of Sándor Petőfi by Miklós Barabás

Siguiendo el liderazgo del posiblemente peor poeta de la literatura húngara, Sándor Petőfi13, quien escribió un poema conmovedor (la Canción Nacional), lo que leyó de lo alto de la escalera del Museo Nacional en Pest, la buena gente de Pest marchó a través del Puente de las Cadenas, entonces en construcción, a Buda, donde el consejo de gobierno austríaco se asustó tanto que inmediatamente accedió a las 12 demandas del pueblo.

Los famosos Doce Puntos incluían ideas tan novedosas cómo la abolición de la censura, la igualdad ante la ley, la expulsión de los soldados austríacos de Hungría y un gobierno húngaro responsable al … ¡qué barbaridad! – Parlamento húngaro…14

Lo que desea la nación húngara (también conocido cómo Los doce puntos)

Los efectos de esta revolución sin sangre fueron, lamentablemente, demasiado buenos para durar. Aunque el rey estuvo de acuerdo con casi todo, y el gobierno húngaro (conocido como el gobierno de Batthyány, por el apellido del primer ministro) se formó rápidamente y el Parlamento aprobó varias leyes muy atrasadas de inmediato, que luego fueron firmadas por el rey (los Leyes de Abril), ya a principios del verano el rey se había recuperado de su primer susto y comenzó a tener dudas. 

Pero, cómo que él había aprobado las Leyes de Abril, ahora le parecía al rey un poco ignominioso políticamente enviar al ejército austriaco contra sus súbditos húngaros respetuosos de la ley. Por eso decidió utilizar a un sustituto y envió al Ban de Croacia, Jelasics y su ejército croata en lugar del ejército austriaco.  Cuando el ejército voluntario húngaro, recién establecido, derrotó a Jelasics en la batalla de Pákozd, en la vecindad de Pest-Buda, sin embargo, el rey decidió enviar las tropas austriacas (al enterarse de lo que los vieneses se rebelaron de nuevo y ahorcaron al ministro de guerra austriaco desde un farol sin más ceremonias).

El primer gobierno ‘responsable’ (el gobierno Batthyány), 1848, de Henrik Weber & József Tyroler [Public domain via Wikipedia]

 

Lajos Kossuth, el líder político de la guerra de independencia de 1848-49  por György Vastagh

Y así tuvimos otra guerra de independencia (1848-49) que incluyó otro destronamiento de los Habsburgo y terminó cuando los austriacos, expulsados del país, pidieron ayuda al zar de Rusia. El zar envió unos doscientos mil hombres, superando fácilmente en número a todo el ejército húngaro, y eso fue más o menos el final. 

El gobierno de terror de Haynau & la resistencia pasiva 

O, Por qué nunca deberías entrechocar los vasos de cerveza en Hungría

Cuando el general Görgey se rindió a los rusos en el campo de Világos en agosto de 1849, lo hizo con la creencia de que los rusos protegerían a sus prisioneros de guerra. Eso no pasó. Todos fueron entregados a los austriacos que procedieron a tomar venganza, acusando a todos de traición (aunque desde que Francisco José, el nuevo emperador austríaco que sucedió al trono de los Habsburgo durante la guerra de independencia, nunca había sido coronado rey de Hungría, es difícil ver en qué ley pensaban fundamentar eso).

Hungría fue puesta bajo el gobierno militar del general austriaco Haynau, ya infame como la hiena de Brescia, traída específicamente de Italia para este propósito. Haynau procedió a ejecutar al primer ministro, Lajos Batthyány en Pest, y a trece generales del ejército húngaro, a la mayoría de los cuales ahorcó cómo si fueran criminales comunes, en Arad (ahora Oradea en Rumania), el 6 de octubre de 1849.

Los trece mártiros de Arad por Miklós Barabás [Public domain via Wikipedia]

El gobierno de terror de Haynau fue tan malo que cuando la noticia llegó a Europa Occidental provocó una protesta general. De repente Haynau se convirtió en una vergüenza para su emperador y fue relevado de su puesto en Hungría. Cuando más tarde viajó por Europa Occidental, lo arrojaron con estiércol y lo persiguieron en la calle.  

¿Por qué nunca deberías entrechocar los vasos de cerveza en Hungría?

Cuenta la historia que los oficiales austriacos celebraron la ejecución de los trece generales bajo la horca entrechocando sus vasos de cerveza. Cómo consecuencia, ningún húngaro entrechoca los vasos de cerveza desde entonces (se suponía que esa regla se acabó después de 150 años, pero todos ya nos acostumbramos). Entonces, si quieres entrechocar vasos en Hungría, bebe vino. (Tradicionalmente, Hungría siempre fue un país bebedor de vino de todos modos). :)

Después de la departura de Haynau, la década de 1850 pasó bajo el dominio austriaco directo mientras los austriacos intentaron incorporar Hungría a su imperio. Hubieron algunas rebeliones menores (cómo que no) pero la era se caracterizó por la llamada resistencia pasiva, en la que los húngaros insistían en obedecer las Leyes de Abril de 1848 únicamente y se negaban a mover un dedo cada vez que el emperador austríaco (todavía no estaba coronado rey de Hungría) quería cualquier cosa. Este estancamiento finalmente terminó en la década de 1860 cuando ambas partes estaban agotadas: los húngaros necesitaban urgentemente algún tipo de normalidad y gobernar el país no pacificado le costó una pequeña fortuna a Austria, que también tuvo problemas en otros lugares (por ejemplo, Italia, de donde Garibaldi los echó para siempre).

Así, finalmente, tuvimos el Compromiso de 1867, que resultó en una doble monarquía constitucional.

El compromiso (1867 d.C.)

¡Y finalmente, esto nos lleva a un mapa real! (De hecho, dos.)

Mapa administrativa de Hungría (mapa de los condados) en 1910. La frontera internal es la frontera entre Hungría y Slovenia-Croacia. El Osztrák Császárság (Imperio Austriaco), es decir el otro mitad de la monarquía dual, se pinta en el mismo gris que los paísos extranjeros de la vecindad (Bosnia, Serbia y Romania). [Fuente: Atlas histórico pictórico para colegios]

(Me alegro de no haber ser estudiantedurante la monarquía austro-húngara, porque en lugar de los 19 condados que tenemos ahora, ¡habría tenido que aprender los nombres de 72!)

Ferenc Deák de Bertalan Székely

El Compromiso de 1867 fue muy debatido entonces  y sigue debatiéndo. Lajos Kossuth, viviendo en exilio después de la Guerra de la Independencia, presentó el argumento durante el resto de su vida de que Hungría debería luchar para recuperar la independencia total de Austria. Ferenc Deák, un político menos radical de la época, que se quedó en Hungría, estaba inclinado a llegar a un acuerdo con Austria (cosa probablemente más realista). Deák fue uno de los principales arquitectos del Compromiso de 1867, que creó la Monarquía Austro-Húngara. Dentro de la Monarquía, Hungría disfrutó de una libertad considerable, con su constitución restaurada y un gobierno húngaro establecido para ser responsable al Parlamento húngaro. Había una constricción importante: las finanzas, la defensa y la política exterior se dejaron en manos austriacas. Esto llevó a consecuencias nefastas cuando Hungría fue arrastrada a la Primera Guerra Mundial, pero es un poco duro culpar a Deák por esto; obtuvo lo que pudo de los austriacos y Hungría prosperó inmediatamente después.

Mira esto:

El desarrollo de la red ferroviaria en Hungría (1867-1913). [Fuente: Atlas histórico pictórico para colegios]

La primera línea de ferrocarril fue construida por Széchenyi entre Pest y Vác (50 km al norte) y se inauguró en 1846, justo antes de la Guerra de Independencia de 1848-49. Como puede ver arriba, la era de la monarquía dual trajo un desarrollo explosivo de las líneas ferroviarias – y no solo de las líneas ferroviarias.  

Economía, sistema legal, educación, cultura, industrias, agricultura: Hungría tenía mucho que progresar y, después de 1867, el país se desarrolló a un ritmo rápido. El milenio de la fundación de Hungría se celebró con una gran muestra de riqueza en 1896. En esta época se construyeron algunos de los lugares turísticos más importantes de Budapest: el Bastión de los Pescadores, el Parlamento, la Plaza de los Héroes, ‘el pequeño metro’, el segundo metro en el mundo después lo de Londres). 

Aun así, en vísperas de la Primera Guerra Mundial, Hungría todavía era un país muy atrasado en comparación con la mayoría de los países de Europa Occidental, con muchos problemas que necesitaban atención.

Lectura recomendada (en español y en inglés):
El asedio de Beszterce de Kálmán Mikszáth ⇒ The Town in Black by Kálmán Mikszáth (sólo en inglés)
Bajo de sombra de Ali bajá de Mór Jókai
The Baron's Sons by Mór Jókai (sólo en inglés)
Letters from Turkey: Chamberlain of the Last Prince of Transylvania by Kelemen Mikes
Los diamantes negros de Mór Jókai

10. El censo (1910 d.C.) 

La nación vive en su idioma.

(István Széchenyi)

Quizás estáis sorprendidos por qué queremos ver un mapa del censo de hace más de cien años y qué aburrido va a ser. Pues bueno, es un censo cuyos resultados todavía son la manzana de la discordia en varios países europeos … ¡y por lo tanto vale la pena mirarlo!

Uno de los muchos problemas que quedaron sin resolver entre el Compromiso de 1867 y la Primera Guerra Mundial fue el estado de las grandes minorías étnicas en el país.

Si recuerdáis, al final de las guerras turcas, gran parte de Hungría Central quedó despoblada: la población húngara de esas áreas murió combatiendo o fue llevada a la esclavitud. Al mismo tiempo, muchos refugiados ingresaron a Hungría, en particular a Transilvania (más o menos independiente) desde los Balcanes, que estaba bajo el dominio otomano. Después del final de la guerra llegaron más immigrantes, invitados por los Habsburgo; las tierras vacías y las ciudades destruidas fueron repobladas. El resultado final fue que étnicamente los húngaros se convirtieron en minoría en su propia tierra. Numéricamente, seguían siendo el grupo más numeroso, pero las otras nacionalidades, todas juntas, superaban en número a los húngaros. 

En los siglos siguientes, a pesar de las dos guerras de independencia, la población húngara se recuperó un poco, pero Hungría siguió siendo un país con varias minorías étnicas importantes. No había ninguna razón por la que esto debiera haber causado problemas: Hungría tenía una larga historia de acoger y asimilar gradualmente a grandes grupos de immigrantes, como los nómadas cumanos en los siglos XII y XIII.

Porque como los visitantes vienen de diversas regiones y provincias, traen consigo diversos idiomas y usos, y diversos conocimientos y armas, todo esto adorna el país, eleva el esplendor de la corte y avergüenza la arrogancia de los extranjeros. Porque un reino de una sola lengua o de una sola costumbre es débil y frágil.

Por lo tanto, te pido, hijo mío, que apoyes de buena voluntad a los que lleguen y los llevas en alta estima, para que prefieran quedarse contigo en vez de vivir en otro lugar.

(Admoniciones de San Esteban)

Sin embargo, lamentablemente Hungría estaba ahora bajo el dominio de los Habsburgo y los Habsburgo mantuvieron su poder durante siglos sobre la base de la vieja máxima de divide et impera: divide y vencerás. En el caso de Hungría, esto significaba, invariablemente, que cada vez que los húngaros se rebelaban contra los Habsburgo, que era a menudo, los Habsburgo llamaban a las otras etnias para que los ayudaran a reprimir a los húngaros. Obviamente, prometieron todo tipo de recompensas: el ejemplo más conocido (y más relevante para lo que vino más tarde) fue el empleo de los croatas bajo el mando de Ban Jelasics para atacar Hungría en 1848. Durante la Guerra de Independencia de 1848-49, los Habsburgo de hecho prometió otorgar a todas las etnias dentro de Hungría los derechos por los que los húngaros estaban luchando en ese momento, a cambio de su ayuda, por supuesto15.

No es difícil imaginar las relaciones malas entre los húngaros y las minorías étnicas residentes en Hungría que generó esta persistente política de los Habsburgo; y, como era de esperar, los húngaros no abogaron por la libertad o los derechos de las minorías étnicas en el Compromiso de 1867.  

La Hungría de la Monarquía Dual no era más ilustrada que cualquier otro estado europeo en ese momento y en muchos sentidos estaba más atrasado. No obstante, se produjo un Compromiso Húngaro-Croata dentro de un año del compromiso Austro-Húngaro; pero Croacia fue un caso especial ya que siempre fue una entidad autonoma por ser parte de una unión dinástica y no parte de Hungría como tal. Las otras minorías étnicas, las que se encuentran dentro de Hungría propiamente dicha, tuvieron que contentarse con la ley de nacionalidad de 1868 que les concedía el uso de su lengua materna en cualquier área donde su número alcanzara el 20% de la población local. Esta era una ley de nacionalidad tan avanzada cómo la que se encontraría en cualquier otro lugar de Europa en ese momento; no es que satisficiera a las minorías, por supuesto. Pero esta fue la era del nacionalismo en toda Europa.

El siguiente mapa es un mapa etnográfico de Hungría de 1919 basado en los resultados del último censo (1910) antes de la Primera Guerra Mundial:

Mapa etnográfico de Hungría basado en el censo de 1910 por Pál Teleki; los húngaros rojos, las areas blancas son despobladas (areas de montañas típicamente) [Public domain via Wikimedia Commons]

Si deseáis estudiar el mapa en detalle, incluiso la leyenda (en húngaro, inglés y francés) que también muestra el recuento de población de cada etnia, hagáis clic en el enlace en el título para ver la imagen de resolución completa en Wikipedia, pero tengáis en cuenta que es muy lento de cargar.

Los resultados del censo de 1910 fueron posteriormente cuestionados en los estados sucesores de la monarquía austro-húngara con el argumento de que utilizaba la lengua materna cómo característica definitiva, en lugar de la etnia, con la afirmación de que la población húngara está representado más que es en la realidad. Dejando a un lado la cuestión espinosa de cómo se determina exactamente la etnia de alguien si ignora su lengua materna confesada, vale la pena señalar aquí que los húngaros siempre se definieron por su idioma (consultéis la cita de Széchenyi anterior) y continúan haciéndolo hasta el día de hoy. Lo cual no es realmente sorprendente si se considera que la población es muy mestiza y nuestro idioma es muy diferente de nuestros vecinos. 

Lectura recomendada:
⇒ ¡Ninguna! Quiero decir, es un censo, por Dios. ¿Quién quiere leer un censo (aparte de los que intentan pasar la examen para la nacionalidad británica para que tienen que aprender el número de los sijes en el Reino Unido según un censo antiguo - y también la velocidad máxima en la autopista, aunque quizás no saben conducir)? 

11. Trianón: El reparto de Hungría (1920 d.C.)

¿Puede alguien creer que los arreglos contenidos en este Tratado están calculados para crear la paz? Es más probable que sembren las semillas de la guerra futura, y eso en un momento en que la paz es la necesidad suprema del mundo.

(Lord Bryce, en el Parlamento del Reino Unido,
durante el debate sobre el Tratado de Paz (Hungría) Ley,
5 mayo 1921)

La razón por la que os ofrecí un mapa etnográfico de Hungría en la entrada anterior se llama Trianón. Esto no significa nada para la mayoría de la gente en el mundo, aunque los franceses sabrán que Trianón es un palacio cerca de Versalles …

Donde se firmó el Tratado de Trianón, el tratado de paz relativo a Hungría después de la Primera Guerra Mundial.

Estamos pasando por alto la Primera Guerra Mundial aquí, porque en realidad, Hungría no tenía nada que ver en ella. Es cierto que el príncipe heredero de los Habsburgo asesinado, Francisco Fernando, iba a ser el futuro rey de Hungría, pero cómo era conocido por sus sentimientos anti-húngaros y su deseo de integrar Hungría en Austria eliminando la monarquía dual, su muerte no fue exactamente llorado por los húngaros. El primer ministro húngaro, el conde Tisza, tampoco estaba a favor de iniciar una guerra, pero, por supuesto, cuando Austria fue a la guerra, Hungría fue a la guerra, al igual que Escocia va a la guerra cuando Inglaterra va a la guerra.

Pero, lamentablemente (en todos los sentidos) no podemos eludir el posterior tratado de paz:

Tratado de Trianón (1920)

Podéis encontrar mapas más dramáticos en Internet sobre las consecuencias de Trianón, pero invariablemente están publicados en un contexto altamente politizado, así que preferí este de Wikipedia porque en lugar de retórica política, tiene cifras. Que es siempre algo bueno.

Esa forma familiar encerrada en un borde rojo en este mapa infográfico de arriba es Hungría (con Croacia) como lo fue, más o menos, durante mil años. El pequeño país bastante patético en rosa en el centro es lo que Hungría se convirtió en 1920, y más o menos permaneció, desde entonces.

Para la mayoría de los húngaros sigue siendo difícil hablar, o en este caso escribir, sobre Trianón con objetividad; el trauma es demasiado grande. Mastiqué mi bolígrafo metafórico durante mucho tiempo tratando de descubrir cómo abordar esto sin perder la trama por completo. Finalmente, el Sr. Anglosajón señaló que mientras escribía esto en inglés para los ingleses, debería hacer lo que haría cualquier inglés: culpar a los franceses. 🙂 Bueno, sí. En general, los franceses fueron los principales artífices del tratado, pero contaron con la ayuda de otros. 

En el Tratado de Trianon, dos tercios del territorio de Hungría se asignaron a países vecinos junto con la población que vivía en esas áreas. Esta población incluía alrededor de tres millones y medio de húngaros (de una nación de aproximadamente diez millones de almas). El Tratado de Trianón fue más severo que el tratado de paz para Alemania y claramente ignoró el principio rector proclamado de autodeterminación nacional.

Las razones, los hechos y las mentiras que rodean al Tratado de Trianón constituyen una lata de gusanos extremadamente desagradable incluso hoy que no tengo intención de abrir aquí, pero aquí hay algunos hechos extraños para reflexionar:

  • Incluso Austria obtuvo una parte de Hungría, aunque no está claro qué han hecho para merecerlo.
  • Rumania, que comenzó la Primera Guerra Mundial como un estado neutral, atacó Hungría (Transilvania) en 1916 a pedido de las potencias aliadas, luego fue derrotada y aceptó un tratado de paz, y luego volvió a entrar en la guerra un día antes de que terminara – el 10 de noviembre. Por esta hazaña de armas fue recompensada por Transilvania (más grande que el territorio que se dejó a la propia Hungría).
  • Los checos aparecieron del lado de los vencedores de alguna manera a pesar de ser parte de la misma monarquía austro-húngara derrotada que los húngaros, y fueron recompensados por su esfuerzo de guerra contra las países aliados con toda la Alta Hungría, hoy conocida como Eslovaquia.
  • La Austria-Hungría multiétnica fue desmantelada en nombre de la autodeterminación nacional de las minorías étnicas. Entonces, de manera totalmente lógica, se crearon dos estados multiétnicos completamente nuevos: Checoslovaquia y Yugoslavia. Todos sabemos lo exitos que esos tuvieron en la historia.  

Podríamos seguir … pero mejor que no. La verdad es que nunca debéis preguntarle a un húngaro sobre Trianón si no queréis que os den una perorata … ni a nadie más en Europa Central. Algunas personas y gobiernos todavía escupen veneno.

Lectura recomendada (lo siento, pero sólo en inglés):Debate in the House of Lords, UK Parliament on the Treaty of Peace (Hungary) Bill on 5 May 1921 (Hansard) - the debate recaptures all the main arguments, facts and misinformation, pro & con, relating to the treaty, and it's as unbiased as you're likely to find anywhere (the English had no dog in this particular fight). Note: there is an entertaining typo in part of the text where it consistently says Human instead of Ruman(ian). :)

12. Los Arbitrajes de Viena (1938-1940 d.C.) 

Como señaló Lord Bryce en el Parlamento británico en 1921 – y creo que no fue el único en esos años – los tratados de paz posteriores a la Primera Guerra Mundial sólo podrían desembocar en la Segunda Guerra Mundial. No que esto disculpe a Hitler y los de su calaña.

En lo que respecta a Hungría después de la Primera Guerra Mundial, el país pasó por un período extremadamente turbulento: 

  • La Revolución de los Crisantemos de 1918 (sí, es cierto, crisantemo, la flor) que estableció una república de corta duración. Hacia el final de la guerra, el 31 de octubre, Hungría, cómo de costumbre, se rebeló contra los Habsburgo. La revolución lleva el nombre de la flor que se utiliza para decorar las tumbas en el Día de Todos los Santos y el Día de los Difuntos (1 y 2 de noviembre); los soldados rebeldes y la población civil llevaban estas flores en sus gorras.  
  • Los 133 días de la República Soviética, 1919. Desafortunadamente para la nueva república húngara, no sólo se encontró en todo tipo de problemas económicos y políticos con el colapso de la Monarquía Dual, sino que luego fue presentado por el llamado Vix Ultimatum en el que las potencias aliadas esbozaron su tratado de paz propuesto, exigiendo bastante más tierra de la acordada en el momento del armisticio (en efecto, lo que se convirtió en el Tratado de Trianón). El gobierno, incapaz de aceptar esto, pero sin ejército, cedió el poder al Partido Comunista, dejando salir a sus líderes de la cárcel. Los comunistas establecieron una república soviética (con todas las atrocidades que eso implica), formaron un ejército de voluntarios y lucharon con algun exito, pero luego fueron lo suficientemente estúpidos para aceptar un alto del fuego.
  • La invasión rumana de 1919. Lo que recibieron en vez del alto del fuego fue una invasión rumana a gran escala, que luego resultó en la caída de la República Soviética. Finalmente, las potencias aliadas les dijeron a las tropas rumanas que se fueran a casa (pero no antes de que saquearan el país).
  • La monarquía sin rey. El almirante Horthy de la armada austro-húngara asumió el mando, entró en Budapest en un caballo blanco (1919) y restauró la monarquía, aunque sin rey.
  • El cuarto (y último) destronamiento de los Habsburgo, 1921. Carlos IV, el rey de los Habsburgo, ya expulsado de Austria, hizo un par de apariciones en Hungría, intentando reclamar el trono, por lo que fue destronado.

…. y la historia del siglo XX siguió así. Como ves, ¡fueron tiempos ajetreados y turbulentos! Sólo en 1919, la población húngara sufró 3 formas de gobierno: república, república soviética y monarquía (¡dos monarquías diferentes además!), y además una ocupación extranjera. Había pueblos (originalmente pertenecientes a Hungría) donde los habitantes vivían como ciudadanos de cinco países diferentes en el siglo XX, sin haberse mudado de casa ...

Hungría se encontraba en una situación extremadamente difícil entre las dos guerras mundiales: el Tratado de Trianón no sólo infligió grandes pérdidas territoriales y de población, sino que también destruyó la economía, cortando los recursos naturales y los enlaces de transporte. Hubo una gran afluencia de refugiados húngaros de los países vecinos y reparaciones a pagar a los vencedores. Además de eso, el país estaba rodeada de países enemigos, mientras que el tratado de paz sólo se le permitía mantener un ejército de tamaño muy limitado, sin equipo moderno cómo aviones o tanques. Luego, por supuesto, vino la crisis financiera de 1929…

Hungría era una monarquía sin rey; gobernado por un almirante sin armada. La palabra bizarre no empieza a describirlo.

No es de extrañar, pues, que Hungría tuviera poco espacio para maniobras políticas en la década de 1930; y cuanto más crecía la sombra de Hitler, menos opciones quedaban..

El almirante Horthy, el regente, tenía muchos defectos, pero el cariño por Hitler no era uno de ellos. De todos modos, al principio, parecía que Hungría podría tener suerte: Alemania estaba buscando cambiar los términos de los tratados de paz de la Primera Guerra Mundial, y Hungría fue un beneficiario colateral después del Acuerdo de Munich de 1938, cuando las arbitrajes de Viena (en 1938 y 1940 respectivamente) devolvieron aquellas partes de Hungría donde todavía había una clara mayoría húngara. El resultado fue este país de forma un tanto extraña:

Hungría y los arbitrajes de Viena [Public domain via Wikipedia]

No hace falta decir que vivir en la sombra de Hitler no fue cosa buena. Si bien Hungría estaba más que feliz de recuperar algunos de sus territorios perdidos, el precio a pagar fue muy alto. Con el ejército alemán parado en la frontera en 1941 y amenazando con la invasión, las opciones de Hungría eran rendirse o ponerse del lado de los alemanes. El primer ministro se pegó un tiro y el país se convirtió en un aliado reacio, participando en la invasión de Yugoslavia y luego de la Unión Soviética bajo el mando alemán. Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno húngaro siguió buscando ayuda de los Aliados, pero no recibió nada. Geográficamente, es fácil ver por qué no.

Los alemanes utilizaron al ejército húngaro, muy mal equipado, cómo carne de cañón en Rusia; lo único que logró el gobierno húngaro durante este tiempo fue mantener a los judíos a salvo, aunque sujeto a varias restricciones exigidas por Hitler. Pero al final todo fue en vano. En 1944, Alemania consideró más seguro invadir a su aliado manifiestamente reacio y poco fiable; en medio año, las tropas rusas también entraron en el país.

Tanto los alemanes como los rusos se comportaron de forma bárbara. Casi el primer acto del ejército alemán fue llevarse a la mayor cantidad posible de judíos húngaros para asesinarlos en varios campos de concentración en Austria y Polonia. La guerra entre el ejército alemán y ruso se prolongó hasta abril de 1945; sólo el sitio de Budapest duró meses. Durante este tiempo los alemanes se llevaron o destruyeron todo: tomaron todo el oro del banco nacional y la corona, volaron todos los puentes, tomaron incluso las vías del tren… Los rusos por su parte violaron y asesinaron indiscriminadamente y se llevaron mucho miles de la población para los  campos de trabajos forzados en la Unión Soviética. Algunos regresaron después de más de diez años; muchos nunca lo hicieron16.

En la Segunda Guerra Mundial, Hungría perdió casi un millón de personas de una población de ocho millones; la mayoría de ellos eran civiles. Fue una de las mayores pérdidas de vidas humanas por porcentaje de población en el mundo.


Lectura recomendada (lo siento, unos de esos podéis encontrar sólo en inglés o en francés):
Liberación de Sándor Márai ⇒ El último encuentro de Sándor Márai
Ábel Alone (en inglés) o Abel dans la forêt profonde (en francés) de Áron Tamási
Gente de las pusztas de Gyula Illyés
⇒ Poemas de Miklós Radnóti (en inglés o en francés)

+1 : Europa según los húngaros (2013)

Por supuesto, muchas cosas más pasan en la historia de Hungría después de la Segunda Guerra Mundial:

  • la ocupación rusa
  • la hiperinflación de 1946
  • le revolución de 1956
  • el comunismo gulash de los 1970
  • el llamado cambio del sistema en 1989-90, cuando Hungría finalmente se liberó del comunismo y de las tropas rusas…

Pero creo que teníais suficiente historia por un día y, además, no me recuerdo ningunas mapas buenos de esa era. 🙂

Sin embargo, como un bono de despedida, disfruta de este mapa irónico del libro Atlas de los prejuicios del autor búlgaro Yanko Tsvetkov:

Europa según Hungría 2013 [Fuente: Atlas de los prejuicios de Yanko Tsvetkov].

Para quienes no pueden leer en inglés en el mapa arriba, aquí son algunos ejemplos:

  • Fanáticos del control (Alemania)
  • Cocina extraña (Francia)
  • Católicos (España)
  • España Pequeña (Portugal)
  • Ex-esposa (Austria)
  • Crimen desorganizado (Ucraina)
  • Tipos buenos (Polonia)
  • Las playas (Bulgaria)

Y desde el otro lado de las fronteras, lo que algunos europeos piensan de Hungría (aún según el Atlas de prejuicios de Tsvetkov):

  • Almas perdidas (Austria)
  • Estonia del Sur (Letonia)
  • Tipos buenos (Polonia)
  • Extranjeros sin litoral (Portugal)
  • Bárbaros (Romania)
  • Hunos (Rusia)
Notas:
¹ Era el año 1566 y Solimán dirigió un ejército de más de 150.000 hombres equipados con una poderosa artillería de asedio contra Hungría (una vez más). El pequeño castillo de Szigetvár en el sur de Hungría, defendido por el conde Miklós Zrínyi y aproximadamente 2300 tropas húngaras y croatas, fue su primer objetivo. Szigetvár, a quien el rey Habsburgo (el emperador Maximiliano) se negó a relevar, cayó después de un mes de asedio, pero no antes de que Solimán, que estaba molesto por la tenacidad de los defensores, muriera de apoplejía. En un gesto extraño, los generales turcos luego plantan su cuerpo frente a su tienda a plena vista de sus tropas durante el resto del asedio, para que los soldados turcos no se desanimaran.
² Podemos añadir paprika, gulash, húsares y responsable por la palabra española coche. ³ Para los no lingüistas entre vosotros: esto significa que el español tiene más en común con el griego, el inglés, el persa o el urdu (todos los idiomas indoeuropeos) que con el húngaro. Sólo para poner las cosas en contexto. :) Ver un mapa de la distribución de las lenguas indoeuropeas aquí.
4 ¡Excepto que aparentemente nadie rezó con esas palabras exactas! La cita es muy conocida en Hungría (bueno, lo sería) y recientemente el académico húngaro Miklós Halmágyi intentó rastrearla. Publicó sus hallazgos en la revista Aetas (2007/3). Encontró las siguientes frases: "ab Ungerorum nos defenddas iaculis", recordado en Módena (Italia) a principios del siglo X, y "ab incursione alienigenarum libera nos Domine", recordado en Freising (Alemania). La frase en su forma actual parece haberse originado con Lajos Kossuth, un político húngaro del siglo XIX, quien debió haber combinado los dos, creando una frase con más gancho. (Bueno, fue un gran orador, aunque es posible que no haya recordado correctamente la cita original). Puede encontrar el artículo (en húngaro) aquí.
5 Todavía sería una buena base para los jinetes nómadas: el agua sigue siendo dulce, la hierba exuberante y la tierra rica. :)
6 Bueno, hubo algunos casos aislados en los que realmente zarparon de algún puerto del Adriático. Pero no muchos. ... Sin embargo, hubo un intento de establecer una Armada húngara en 1848; puedes leer la curiosa historia en este blog, pero lo siento, no he traducido esos posts en español (hasta ahora):
Anomaly (Or the Navy of a Landlocked Country)
Implacabile (The Corvette that Never Was)
7 Para ser exacto, hubieron algunos reyes húngaros más después de él: algunos nobles que lograron ser elegidos, algunos incluso lograron llegar tan lejos como para ser coronados. No duraron mucho y gobernaron partes del país mientras que el resto estaba en manos de pretendientes paralelos o del enemigo.
8 Tenemos una corona muy popular; incluso ha viajado todo el camino hasta Fort Knox (EE. UU.). La cosa es que la ley húngara requería que para ser legítimo, un rey tenía que ser coronado con la Santa Corona y en la coronación tenía que jurar la constitución húngara. Esta ley tuvo dos consecuencias (presumiblemente imprevistas) en la historia de Hungría: una, que la corona fue repetidamente robada, copiada y escondida por pretendientes, reinas viudas embarazadas y, en general, todo el mundo; y dos, que algunos gobernantes, sucediendo al trono húngaro de manera pacífica o violenta, se negaron a ser coronados para que la constitución no los obstaculizara y pudieran imponer un gobierno absolutista. De hecho, la corona, símbolo del estado húngaro, tiene una historia extremadamente accidentada, como quizás se pueda adivinar por el hecho de que la cruz en la parte superior está doblada.
9 Una simplificación excesiva, por supuesto, pero ¿has visto qué larga es este post ya? Pues bien.
10 Cómo puedes imaginar, no fueron populares. Nyaktekerészeti mellfekvenc se cambió para nyakkendő (corbata), y gőzpöfögészeti tovalöködönc se cambió para mozdony (locomotora). Por el otro lado, csőszerű orr (nariz semejante a una pipa) fue abreviado satisfactoriamente cómo csőr (pico), y zengő tambura (tambura resonante) se abrevió cómo zongora (piano), con la mayoría de la población hoy en día totalmente ignorante de los extraños orígenes de esas palabras.
11 Los Habsburgo pensaron que Buda estaba demasiado lejos para amenazar a los parlamentarios, por lo que insistieron en que el Parlamento húngaro se basa en Pozsony (Bratislava), mucho más cerca de la capital austriaca y sus ejércitos.
12 También tenemos una especie de himno secundario, Szózat (Oración) de Mihály Vörösmarty (1836), un poco más conmovedor pero igualmente deprimente en general.
13 Puedes leer sobre lo mal que estuvo en mi post que lo compara con Robert Burns (pero sólo en inglés):
Burns vs Petőfi: Or Whose National Poet Is More S**t?
14 Podéis encontrar los Doce Puntos traducidos al español aquí. Su recital anual por los almas rebeldes el 15 de marzo (el día nacional prohibido durante el comunismo) fue una gran vergüenza para el régimen comunista, ya que los Doce Puntos permanecieron inquietantemente precisos y relevantes para la situación del país más de cien años después de su redacción original.
15 No hace falta decir que los Habsburgo no cumplieron su promesa: según un famoso dicho, después de la perdida Guerra de Independencia de 1848-49, las nacionalidades que se pusieron del lado de Austria recibieron la misma opresión por su recompensa que los húngaros por su castigo.
16 No te molestes en dudar que es cierto: lamentablemente mi propia familia puede testificar sobre los comportamientos tanto de los alemanes cómo de los rusos durante la Segunda Guerra Mundial y los campos de trabajos forzados en Rusia. Enlaces / Otras lecturas (todos en inglés, lo siento):List of countries by Nobel laureates per capita; Most Successful Countries in the Olympics per capita; Strongest Chess Nations (Grandmasters per capita)The Lost Rider: A bilingual anthology (bad Hungarian poetry in worse translations - OK, some of them are passable) :)

Descargo de responsabilidad:
Esta es una historia muy selectiva de Hungría basada en mapas y está destinada a ser entretenida. Es naturalmente parcial; pero no falsifiqué los hechos.

Comment is free...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s